¿Publicidad directa o acercamiento a los clientes?

Publicidad Convencional o Publicidad Online
Escrito por

Muchas veces al elaborar un plan de marketing para las empresas, nos encontramos con la duda de como focalizar nuestros esfuerzos y recursos en la promoción de nuestra marca, productos o servicios.

El fin de la publicidad convencional

El término publicidad se enfoca sólo a dar un énfasis a las virtudes de nuestra marca, productos o servicios. En un mercado tan saturado, debemos pensar en otros métodos para aumentar las ventas y no centralizar nuestros esfuerzos y recursos en la publicidad convencional de nuestros activos mas importantes: productos y servicios.

Con esto no queremos decir, ni mucho menos, que no debemos publicitar nuestro producto, sinó que debemos alternar distintos métodos y adaptarnos a los “nuevos” soportes, pero sobretodo, adaptarnos al comportamiento cambiante de los usuarios.

Los hábitos han cambiado, y las decisiones de compra se toman de otra manera. El usuario consulta qué empresa le va a dar mejor atención al cliente, mejor soporte para sus productos y servicios, que sea más próxima y personal…

Al final, productos como el que vamos a vender hay muchos y quizás, mejores. Por esto, debemos hacer un esfuerzo en salir de lo convencional y aportar un valor extra a nuestra marca.

Diversificación

Ya hemos dicho que no debemos dejar de lado la publicidad de nuestros productos o servicios, pero hay que explotar las nuevas oportunidades que se nos están presentando.

Ya hablamos en un anterior post de 10 razones para tener un blog. En una de ellas hablamos de aportar contenido de valor adicional al usuario para conseguir una mayor fidelidad.

La creación de contenido, siempre relacionado de una forma u otra, con nuestra marca o productos, nos dará la diferenciación necesaria para que el usuario nos elija a nosotros.

Debemos analizar las necesidades reales del mercado y aportarle al usuario aquello que nuestra competencia no le aporta, como:

  • Datos de interés de nuestro sector
  • Manuales prácticos tipo How To
  • Fotografiar y publicar momentos distendidos en nuestro trabajo diario
  • Casos de éxito
  • Consejos relacionados con el producto que vendemos
  • Realizar acciones sociales y mostrarlas al público
  • Toques de humor y positivismo

En definitiva, el usuario nos verá más próximos, mantendremos nuestra marca siempre en su mente y conseguiremos, a largo plazo, que su elección sea nuestra marca.

Muchos lo llaman marketing emocional, es decir, nos introducimos en la mente del usuario y le aportamos aquello que necesita o quiere ver.

Algunos ejemplos de grandes marcas.

Para que os hagáis una idea más práctica de lo que estamos hablando, grandes marcas ya utilizan estas estrategias de hace tiempo.

Por ejemplo fijaros en los anuncios de Coca-Cola. Hace mucho tiempo que no vemos su producto “de forma física” en sus anuncios. Realizan campañas de acercamiento, hablando sobre sus acciones sociales, intentando transmitir pensamientos y hechos positivos. El anuncio del corredor que llega muy tarde a meta, nos transmite sensaciones positivas y de esfuerzo de superación. Con ello, nos meten su marca en nuestra mente.

Balay. Actualmente, pone nombre y rostro a sus anuncios. Es el propio trabajador de Balay, podría ser nuestro amigo o vecino, quien explica las ventajas del producto y sus bondades, todo para que el usuario perciba una mayor proximidad y un toque personal a la fabricación del producto que nos están ofreciendo.

En resumen.

Se acabó luchar por ver qué producto es el mejor. Debemos mezclar publicidad convencional y lo que podríamos llamar, “publicidad encubierta”. Hay que trabajar contenidos complementarios a nuestros productos y servicios para así, agregarles el valor necesario que decante la balanza a nuestro favor en el momento de la decisión de compra de los usuarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *